El día que me tocó la lotería y no quise tapar agujeros

Acrílico sobre lienzo, 150×115

Charo era una hormiguita, una madre abnegada que invertía cada euro que ganaba en amortizar la hipoteca de su piso, en pagar la cuota de autónomos, en las mejores extraescolares para los niños. Sin lujos, sin caprichos, sin gastos superfluos. Sólo alguna bonoloto muy de vez en cuando…

Héroïne», Pol Granch

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s