Arte para sanar

Han pasado ya dos meses desde que pinté la sala de Oncología del Hospital de Alcañiz. Quizás demasiado tiempo para subir esta entrada, pero necesitaba dejar enfriar un poco mi cabeza porque fueron dos días intensos de los que volví blandita y emocionada.

Realicé este trabajo a petición de la asociación Believe in Art, que se encarga de llevar el arte a los hospitales y centros sanitarios de Aragón. Porque el arte no cura el cuerpo, pero a veces sana el alma. Porque todo se afronta con otro ánimo si el entorno en el que se recibe tratamiento es más amable. Desde que Beatriz Lucea y Maria Luisa Grau Tello empezaron su andadura en este precioso proyecto hemos mantenido un estrecho contacto. Porque además de ser amigas personales, son dos profesionales como la copa de un pino que realizan un trabajo impagable, literalmente y en todos los sentidos: ellas no ven un duro por esta labor, sin embargo el agradecimiento de los enfermos que se cruzan con esta iniciativa es infinito.

Bea y Marisa provienen de Andorra (Teruel), al igual que mi familia paterna, así que cuando recibieron la solicitud del Hospital de Alcañiz pensaron que por mi vinculación con la zona me haría ilusión trabajar aquí. Me llamaron y en seguida tuvimos claro que los nadadores que había pintado para el Centro de Historias de Zaragoza dos años antes, aquí estarían como pez en el agua, intentando aportar calma y relajación a un espacio ocupado por personas cuya estado de ánimo a menudo es de desasosiego.

Y dicho y hecho, buscamos fechas, preparamos paredes y materiales y me fui para el hospital bajoaragonés el fin de semana. Marta Alquezar (responsable del Servicio de Tabaquismo del hospital e impulsora de esta iniciativa en Alcañiz) me ayudó en mi desembarco de acrílicos, brochas y paletinas en una sala llena de goteros y camillas, me dió una llave del Hospital de Día para que pudiera salir a comer y descansar y allí me quedé, ante las paredes preparadas con un suave azul cielo que pedían a gritos alguien que las bucease.

Fueron dos días intensos, pues el trabajo debía quedar concluido para que los pacientes oncológicos entrasen de nuevo el lunes a recibir su tratamiento en esta sala. Pinté todo lo rápido que pude y terminé con un horrible dolor de hombro. La noche del sábado, en el hotel en el que me alojé, apenas pude dormir a causa del dolor de brazo y de los nervios por terminar a tiempo. Poco rato para entretenerme y muchas horas en soledad para pensar en quienes el lunes entrarían en una habitación distinta a la que vieron la semana anterior, pensar en quienes pasan horas tumbados en una de esas camillas, mirando a un punto fijo en la pared, emocionada por la suerte de estar en esa sala sólo de paso, por devoción y no por obligación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ya de vuelta a casa, subí fotos del trabajo a mis redes sociales e inmediatamente comencé a recibir un montón de mensajes privados de agradecimiento, casi todos de personas a quienes no conocía.  Me emocionó especialmente el de una amiga que perdió a su hijo de 12 años a causa del cáncer:  “..no sabes lo importantes que son las paredes en esos momentos… las paredes hablan solas porque te hacen hablar…si son bonitas hacen del momento más agradable, por duro que sea”.

Del hospital me mandaron fotos del equipo de Oncología agradecido y una que me hizo llorar: dos pacientes recibiendo tratamiento mientras sonreían en sus camillas delante de la nadadora.

 

 

 

 

 

Así que el agradecimento sólo puede ser mío. Agradecimiento al Hospital de Alcañiz y a Believe in Art por brindarme esta oportunidad de devolver a la vida la suerte que tengo de seguir nadando, de sacar la cabeza hacia la luz como el niño que bucea en la pared de esta sala.

Porque hay cosas que sólo se ven con los ojos cerrados.

 

Camino despacito
que de correr tuve bastante.
Voy cosiendo los bolsillos
con hilos de lo importante
que no quiero más cadenas
que me aten a la pena,
ahora es el momento de vivir.

Y escucho cada paso
cada latido y cada sueño que me aleja del fracaso.
He vivido mil historias
y aunque no todas fueron buenas
siempre merece la pena
seguir luchando aunque nos duela.

 

Aragón en Abierto – Aragón TV – 10/06/2018

 

La Comarca. Viernes 15 de junio de 2018

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s