Cuadernos de viaje

Ebro desde la autopista norte. Acuarela

Este verano tuve un desagradable incidente en mi viaje a Irlanda. Alquilamos un coche para conocer al país a nuestro aire y el primer día de ruta, paramos en medio del campo para hacer unas fotos del paisaje y cuando regresamos, cinco minutos más tarde, nos encontramos con que nos habían roto el cristal trasero y se habían llevado todas nuestras pertenencias. Se llevaron mi cajita de acuarelas y mis cuadernos de viaje con un montón de trabajos, incluídas dos acuarelas que mis hijos habían pintado unos días antes en Lanzarote.

Alt Camp, camino a Tarragona. Acuarela

Me quitaron dinero en efectivo, me dejaron sin tarjetas de crédito, sin dni, sin carnét de conducir, sin identificación alguna en un país extranjero, pero sobre todo, sin mis trabajos, en los que tantos buenos ratos había. Me robaron una preciosa libreta que me habían regalado con tapas de tela y hojas en fuelle en la que había empezado una acuarella del muelle de Galway. Dibujos de mi pueblo, en Soria, de Lanzarote, de la isla la Graciosa, del Ibón de los Asnos de Panticosa… Todo mi verano retratado en acuarela.

Ibón de los Asnos, Panticosa (Huesca). Acuarela


Los Hervideros (Lanzarote). Acuarela.


playa de la Montaña Clara Hendida (isla de La Graciosa). Acuarela


San Pedro Manrique (Soria). Acuarela

Me robaron un cuaderno con un montón de anotaciones, dibujos rápidos hechos en el aeropuerto de Barcelona de gente leyendo, durmiendo… Imaginé a los chorizos vaciando mi bolsa de tela estampada con “Make Art, not War”, quedándose con el dinero, la documentación y las tarjetas y rompiendo o esparciendo mis trabajos en medio del campo irlandés. Me dejaron momentáneamente sin identidad y sin dinero, pero sobre todo me sentí violada en mi intimidad… Alguién me dijo que, puesto que tenía fotos, intentara repetir las acuarelas. Pero hay cosas que son como los momentos, que se pueden rememorar siempre pero no se pueden duplicar nunca.

Muelle de la Bahía de Galway (Irlanda).

 

 

 

 

 

 

Repuesta del disgusto inicial, decidí que este incidente no iba a amargarme las vacaciones, así que busqué una tienda de bellas artes en Galway, compré otra cajita de pinturas, unos pinceles y hojas y al día siguiente intenté correr un túpido velo sobre el robo y continuar con mi ilusión por plasmar recuerdos.

Oughterard, camino a Kylemore (Irlanda). Acuarela


El tren a Dublín (Irlanda). Acuarela

El resultado han sido algunos trabajos rápidos más. Pero sobre todo, un rebrotar con más intensidad en las ganas de seguir pintando. Es mi manera de protestar cuando me siento agredida. Hacer con más fuerza aquello de lo que he sido privada. Porque como dije a los pies del castillo de Oranmore al día siguiente del robo, “con las piedras que encontré en el camino, construí mi fortaleza”.

Meandro de Ranillas, Zaragoza. Acuarela

Oda a la cabezonería de The Proclaimers.

“I’m gonna be (500 miles)”

(…) But I would walk five hundred miles
And I would walk five hundred more
Just to be the man who walked a thousand miles
To fall down at your door

Pero caminaría quinientas millas,
y caminaría quinientas más,
solo para ser el hombre que caminó mil millas
para derrumbarse delante de tu puerta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s